En cosmograma usamos cookies para mejorar tu experiencia. Si sigues navegando, entendemos que estás de acuerdo.
Diseño Humano
¿Qué es el Diseño Humano?

En este artículo encontrarás información acerca de sus orígenes, tus 9 centros internos, la diferencia entre los centros definidos y los abiertos, tus 2 centros más importantes -aquel desde el que te expresas y aquel desde el que decides- y los 4 tipos de personalidad. Finalmente, destacaré la importancia de aplicarlo a los niños y del riesgo de identificarte totalmente con tu diseño.

Puedes descargarte este artículo para imprimirlo o reenviarlo a un amigo.
Orígenes, Fuentes e Interpretaciones
El Diseño Humano es un sistema de auto-conocimiento que sintetiza disciplinas ancestrales como la Astrología Oriental y Occidental, el I-Ching, la Cábala y el sistema de Chacras. Como toda síntesis, es mayor y distinta que los elementos que la componen.

Este conocimiento le fue revelado en 1987 al físico canadiense Robert Alan Krakower (Ra Uru Hu). Posteriormente, se creó una empresa a su alrededor (Jovian Archive) que fue añadiendo interpretaciones y nomenclaturas a la revelación original con más o menos claridad y acierto. Ello hizo que se fueran creando otras escuelas de interpretación como la de "Neo Diseño Humano" de Nirupo o la de "Zen Human Design" de Zeno.


Chacras, Zodiaco y Hexagramas del I-Ching
Tu diseño individual se calcula a partir de tus coordenadas de nacimiento, tanto temporales (fecha y hora de tu nacimiento) como geográficas (ciudad donde naciste). Refleja gráficamente la estructura de tu personalidad consciente e inconsciente. No es una interpretación ni una adivinación. Es información empírica comprobable en tu vida cotidiana. No requiere creencia alguna ni fe de tu parte: si crees en él sin haberlo experimentado previa y realmente, te condicionará. Si te niegas a considerarlo por cualquier prejuicio te perderás todo lo que puede contarte acerca de ti.

Tus 9 Centros
Partiendo de un diseño particular como el que puedes ver en la imagen que acompaña este texto puedes ver que Hay 9 centros conectados, o no, entre sí por distintos canales. Cada uno de estos centros desarrolla funciones diferentes dentro de nosotros porque tiene asociaciones biológicas directas. En el siguiente gráfico puedes ver los nueve centros representados:

Centro de Inspiración 
El Centro de Inspiración es un centro que recibe presión de arriba en forma de inspiración abstracta que busca ser conceptualizada por el siguiente centro, el Centro Mental. No se considera un centro motor ya que no te mueve a la acción física directamente. Por ello, se habla de presión y en lugar de acción porque dependiendo de si está definido o no, puede producir mucha ansiedad y dudas al no ser posible ordenar todo ese flujo de información y energía ni llevarlo a los centros motores. Esto es especialmente notable en los casos en los que el Centro de Expresión no esté definida y no se pueda dar salida a toda esa energía a través de las palabras lo que muchas veces se traduce a nivel físico en fuertes dolores de cabeza.
El órgano biológico que rige este centro es la glándula pineal que regula gran parte del funcionamiento de tu cuerpo.

Centro Mental 
El Centro Mental tampoco es un centro motor pero es ya un centro de consciencia. Es la consciencia de nuestra mente intelectual. La función de este centro es investigar, sopesar y comparar situaciones. La mente intelectual no tiene ninguna capacidad decisoria. La mente puede tener un valor externo extraordinario, o representar una autoridad externa para otros, pero eso no significa que tenga la autoridad interna para dedicir tu propia vida.
Su atributo biológico es la glándula pituitaria que es la encargada de emitir la información hormonal que será usada por la glándula tiroides. Estas dos glándulas transmiten las instrucciones necesarias para el mantenimiento nuestro cuerpo tanto a nivel interno como externo.

Centro de Expresión 
Es el centro más complejo ya que es el centro que tiene más conexiones con el resto. Todo el flujo energético de cualquier diseño está intentando llegar a este centro. Por esto, se le llama el centro para la manifestación y abarca dos aspectos esenciales: la manifestación verbal y la manifestación como acción. El Centro de Expresión no es un motor. Es como la caja de cambios de un coche. Por sí misma, es incapaz de llegar a ninguna parte. Para manifestarse necesita dar voz a una de los centros a los que puede estar conectado. Cualquier aspecto de tu naturaleza que esté conectado a este centro hablará a través de ella. Las dificultades de comunicación se dan porque es muy complicada la comprensión cuando uno habla desde la mente y el otro desde la emoción o el cuerpo. Esto se agrava por el hecho de que, muchas veces, ni nosotros mismos sabemos desde que centro o centros estamos hablando. Por ello, también, las personas muchas veces no confian en su capacidad de manifestarse porque no hablan desde una voz que es propia y natural en ellos y por ello no hablan por sí mismos.
Biológicamente, corresponde a la glándula tiroides. La tiroides y las para-tiroides son glándulas endocrinas que controlan tu metabolismo.

Centro de Dirección 
Es el centro de nuestra identidad porque trata del amor y la dirección. En este centro se ubica tu monopolo magnético, el cual -como si fuera un centro de gravedad que todo lo atrae- genera la atracción suficiente de tus partes internas para que se cohesionen en un cuerpo y puedas tener y mantener la ilusión de tu separatividad respecto a lo que te rodea. Además esta atracción sale hacia fuera de tu cuerpo hacia los demás lo cual te empuja hacia ellos (y a los demás hacia ti) para poder experimentar todos los aspectos y niveles del amor. La segunda función del monopolo magnético es darnos nuestra trayectoria en la vida, y dirigir nuestro movimiento en el espacio. Por tanto, este centro es el que, si lo podemos escuchar (y ello depende mucho de si está definido, o no, y de qué manera) sabe en todo momento -de una manera no intelectual- dónde estamos, de dónde venimos y hacia dónde vamos. Sus atributos biológicos son el hígado y la sangre.

Centro de Determinación 
El Centro de Determinación es ya un centro motor y de los más poderosos que tienes porqué está impulsado por tu fuerza de voluntad y el poder de tu ego. Este centro tiene la tarea de ocuparse de tu supervivencia en el plano material.
Este centro puede ser la fuente de muchos problemas físicos si no eres consciente de sus mecánicas debido a que concentra la mayoría de órganos vitales como el corazón, el estómago, la glándula timo y la vesícula viliar. Las leyes internas que este centro gobierna -según si está definido, o no, y de qué manera- giran entorno a la capacidad o necesidad de comprometerte hacia los demás. Es negativo para ti y tu cuerpo tanto si te esfuerzas por comprometerte cuando no tienes esta capacidad, como si no te comprometes pudiéndolo hacer.

Centro Emocional 
El Centro Emocional además de ser un centro motor es tu segunda forma de consciencia, la consciencia de tus emociones y sentimientos. Su frecuencia es como una ola emocional que sube y baja. Si en tu diseño particular tienes este centro definido tendrías que observar dicha ola sin identificarte para poder decidir después de haber pasado por todas sus fases.
Biológicamente, este centro se relaciona con los riñones, la próstata, el pancreas y el sistema nervioso.

Centro Sexual 
El Centro Sexual es otro poderoso motor que vehicula y dispone de la fuerza vital que le llega de la base. Los temas del Centro Sexual son la sexualidad, la fertilidad, la vitalidad, el movimiento y la persistencia. El Centro Sexual tiene una frecuencia especial: se estánca, pasa a otro nivel, y se vuelve a estáncar. Por ello, no se consiera un motor continuo como los otros tres.
Biológicamente se relaciona con los ovarios cuando se trata de una mujer y con los testículos cuando se trata de un hombre.

Centro Corporal 
El Centro Corporal es tu tercer centro de consciencia: la consciencia de tu cuerpo. Su frecuencia es el presente o aquí y ahora, y sus miedos son acerca de la supervivencia de tu cuerpo. Los temas de este centro son, pues: salud, bienestar y supervivencia. El Centro Corporal es nuestro centro de consciencia más antiguo y lo compartimos con todas las demás formas de vida. Es lo que llamamos nuestra consciencia primordial.
Biológicamente, se trata de tu sistema inmunitario operando a través del sistema linfático. Se relaciona también con el bazo y sus células.

Centro Base 
El Centro Base es un centro de presión y un motor. Es la presión que te llega de abajo, la presión para evolucionar y para adaptarte al mundo y a la vida. En este centro encuentras el combustible fundamental para poder existir en tu vehículo corporal. Se le llama también el centro de la energía Kundalini, y es desde aquí que puedes aprender a manejar su fuego. Como centro de presión, este centro alimenta nueve procesos distintos. Debido a que se trata en este centro de energías tan poderosas como primarias, no hay ninguna manera de que este centro se exprese directamente a través de este centro. Primero debe ser filtrado a través de los tres centros que lo rodean (el Centro Sexual, el Centro Corporal y el Centro del Plexo Solar).
Biológicamente, el Centro Base se relaciona con el sistema adrenal y las hormonas del estrés.

Centros definidos y centros abiertos
Lo interesante de los centros es que cuando observas tu propio gráfico puedes ver qué partes de ti son fiables y consistentes (centros pintados o definidos) y cuáles son abiertas y condicionables (centros en blanco o abiertos). Éstos centros en blanco no están rotos. No están vacíos. Tampoco es que necesiten reparación alguna. Lo que sucede es que son tremendamente vulnerables al condicionamiento externo. Para bien y para mal. Einstein, por ejemplo, tenía el Centro Mental abierto, lo que le permitió tener una mente abierta (a la creatividad y relación de campos pero también al condicionamiento exterior como citaremos luego). Por ello, no es mejor un centro definido que uno abierto ya que los que tienes definidos son partes de ti en las que puedes confiar pero tienen una manera de actuar muy fija, mecánica y difícil de cambiar sin la intervención de la consciencia, el tiempo y el esfuerzo.

Los seres humanos estamos formados por un equilibrio entre lo que es fijo en cada uno de nosotros y lo que está abierto a la diversidad. El Sistema de Diseño Humano es un sistema mecánico. No es moralista. No es una cuestión de establecer si lo que es fijo, definido, es bueno, o si lo que es cambiante, abierto, es malo. Lo que sí es cierto es que los centros que tenemos abiertos te causan más dolor y sufrimiento que los que están definidos porque la mayoría de nosotros nos identificamos con esas partes creyendo que son sólidas cuando en realidad son. Se activan y se desconectan en función de quién entra o sale de nuestras auras, de nuestro espacio inmediato. La tendencia general es la querer aferrarte a las características de los centros abiertos que más te gustan. Tendemos a obsesionarnos por llegar a ser lo que no somos. Así como el ego quiere llegar a destacar en todos los centros (ser inteligente, atractivo,…) en un nivel más profundo, está también el anhelo del alma por volver a la completitud de la que proviene. En este sentido, los centros en blanco son las lecciones que tienes que aprender en esta vida a través de los centros que tienes definidos que serían el ‘alumno’ dotado con las cualidades de sus centros definidos.

Tus 2 centros cruciales: desde donde te expresas y decides
Un papel destacado dentro de tus 9 centros lo ocupa el centro que representa tu autoridad interna ya que es aquella parte de ti en la que puedes apoyarte a la hora de tomar una decisión sabiendo que no te vas arrepentir internamente más adelante. La clave, aquí, es que no es el mismo centro para cada persona. En muchos libros de auto-ayuda se dan recetas universales de si es más conveniente escuchar a la mente o al corazón, confundiendo -además- muchas veces a éste con las emociones. Pues bien, en tu propio gráfico están dibujadas estas tres partes y allí puedes ver que quizás alguna de ellas no esté definida. Esto significaría que no puedes decidir consistentemente escuchando a esa parte de ti, ya que al ser un centro abierto al condicionamiento nunca podrás saber si eres tu realmente el que decides y va a ser muy cambiante a lo largo del tiempo.


El Diseño de un Generador
Es interesante notar que la mente en ningún caso es una autoridad interna para uno mismo; puede ayudarte a comparar pero no a decidir. Es curioso que según el Diseño Humano la mente sí que puede ser autoridad externa para los demás si éstos te dan su poder para ello. Para conocer cual es tu centro de autoridad interna existe una jerarquía de 4 centros posibles en la que el primero que está definido pasa a ser tu centro de apoyo en las decisiones. A modo de apunte, esta lista es la siguiente: 1) Centro del Plexo Solar o de las emociones, 2) Centro Sexual, 3) Centro Corporal o de la consciencia corporal y 4) el Centro de Dirección Interna.

El otro centro destacado es aquél desde el que puedes manifestarte y manifestar en el mundo. Se trata de mirar en el gráfico de tu Diseño Humano si el Centro de Expresión (tercero empezando por arriba) está definido y, si lo está, a que centro o centros se conecta. Así es posible ver desde donde te puedes comunicar y manifestar en el mundo manterial en general. Por ello, puede ser una ayuda muy útil a la hora de afinar en la elección de una profesión, suponiendo que dicha decisión sea posible.

Los 4 Tipos
Durante los años posteriores a la revelación original, Ra Uru Hu fue asignando multitud de nombres y etiquetas al sistema. En el caso de los tipos de humanos creó las siguientes: Manifestadores, Generadores, Proyectores y Reflectores.

Manifestador: Representan el 9% de la población. Un Manifestador tiene almenos un centro motor contínuo (Centro Base, Centro Emocional o Centro de Determinación) conectado al Centro de Expresión. Esto significa que puede movilizar su energía libremente en cualquier momento sin conciliarse con nadie más, con todas las ventajas y desventajas que ello supone.

Generador: Representan el 70% de la población. Un Generador tiene almenos un centro motor pero éste no está conectado al Centro de Expresión. De esto se deriva que para expresarse en el mundo le conviene esperarse a que aparezcan personas que sí lo tengan y den salida a su energía.

Proyector: Contiene el 20% de la población. Un Proyector no tiene ningún centro motor definido pero sí el Centro de Expresión. Está aquí para guiar y ayudar a los demás a que empleen y expresen de la mejor manera posible sus energías.

Reflector: Representan el 1% de la población. Un Reflector no tiene ningun centro definido y, por ello, refleja contínuamente su entorno. Es muy importante que dicho entorno (las personas i el sitio donde viven) sea lo más armonioso posible porque no sólo refleja a los demás sinó que amplifica su estado mental, emocional y físico.

Más allá de tu diseño
El proceso de ser tú mismo comienza por el reconocimiento de cuáles son las áreas de tu vida que han estado siempre sometidas al peso del condicionamiento. Las cosas empiezan a fluir en tu vida simplemente siendo tú mismo, fiándote de lo que en ti es fijo y consistente para tu toma de decisiones, y no de lo que tienes abierto, ya que es inconsistente y no representa ningún rasgo genuinamente tuyo.

Los centros abiertos contienen un enorme potencial para ti si bien el aprendizaje lo tiene que hacer tu consciencia durante toda tu vida. Si los intenta aprender desde el ego, se convierten en los centros en los que más sufres. Sufres debido a que estás intentando convertirte en algo que no eres, nunca fuiste y nunca serás. Sufres porque intentas aferrarte a algo que no puedes ser y experimentas esta imposibilidad como una carencia.

Al final todo este viaje sólo sirve para que puedas darte cuenta y vivir conforme al hecho de que tú no eres tu cuerpo, ni tu mente, ni tus emociones sino la consciencia que todo lo contempla. En palabras del propio Ra Uru Hu: “Tú no eres el vehículo. Tú tampoco eres el conductor de este vehículo. Tú eres el pasajero que está sentado en el asiento de atrás contemplando el paisaje a través de la ventana!”



Instituciones y empresas que confían en nosotros:

Barcelona, c/Aribau 265, 1º 1ª, bajo cita previa  •  Teléfono: 930 022 064  •  hola@cosmograma.com        
Copyright © 2014 Cosmograma. Todos los derechos reservados. Condiciones legales y política de privacidad.